volver

portada

maravilloso
verdades
quiere
escalones
indiferencia
preocupación
mandamientos
convicción
arrepentimiento
arrepentimiento?
fe
justificados
palabras
razones
evidencias
anotación

correo electrónico

idiomas
  seguir

En tus propias palabras habla con Dios…

Confiesa tus pecados. Nómbralos — orgullo, engaños mentiras, inmoralidad, avaricia, rencores, etc.

Dile a Dios que te arrepientes y que estás dispuesto a renunciar a todo pecado conocido, así como a la raíz de tus pecados, o sea, al egoísmo.

Dile a Dios que crees en El — te entregas completamente a El y recibes a Jesucristo en tu vida como Señor y Salvador.

El cumplirá Su palabra, te perdonará y entrará a tu vida haciéndote una persona nueva.

Puedes hacer esta entrega con o sin emociones profundas. Tu reacción es determinada por tu temperamento, tu trasfondo personal, y la manera individual en que Dios se allegue a ti. Sabes que sí has comprometido tu voluntad para agradarle a El, y esto es lo esencial. Las emociones son pasajeras, pero la elección de tu corazón es permanente.

Dale gracias A Dios por poder ser Su hijo y por la nueva vida que ahora tienes en El.